Muchos son los artistas que copan las emisoras de música y las diferentes plataformas online con su música pero para que un artista llegue ahí, muchas personas trabajan en su equipo. Aquí, te presentamos uno de ellos muy fundamental: el manager.

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre la figura del mánager, sobre la que profundizamos hoy, y de emprendimiento en el sector de la música.

El papel del Mánager Musical.

Seguramente en tu día a día no falta la música e incluso, asistes de manera regular a diferentes conciertos pero es muy probable, que no conozcas que, además de tu grupo o artista favorito, hay otra persona a la que deberías de estar agradecido por escuchar la música de tu grupo casi a diario y poder disfrutarla en directo.

Dicha persona es el manager del grupo o artista en cuestión. Una persona que guía al artista en su carrera profesional supervisando y aconsejándolo en todas las decisiones importantes que el artista tiene que tomar en cuanto a su futuro musical. Aunque el manager tome muchas decisiones, ninguna de ellas tiene que tomarla sin previamente haberlas consultado con el representado.

Al principio de la carrera profesional de un artista no es necesario tener una figura de manager en el equipo, al menos hasta que se tenga un material musical que presentar ante una audiencia. En el momento en el que esto ocurra, el grupo/artista tiene que empezar a buscar a una persona de total confianza para convertirse en su manager. Es muy importante que esa persona elegida, el mánager musical, tenga total transparencia y confianza con el artista ya que el mismo se encargará de temas tan importantes como el dinero y las facturas.

El mánager musical es el gerente del negocio musical, una persona que está entregada al 100% con el artista y que motiva y dirige al mismo en buena dirección y que por supuesto, conoce la industria musical a la perfección.

Por ello, un buen manager musical debe ser y/o tener:

  • Realista: El grupo al que se representa tiene que saber cuáles son sus limitaciones, es decir, soñar está muy bien pero hay que saber cuánta repercusión real tiene su música y las metas reales que pueden proponerse para conseguir en un corto plazo.
  • Una buena agenda de contactos: promotores, discográficas, prensa, salas… todas las personas que trabajan en la industria siempre son bienvenidas.
  • Preocupación por los temas legales.
  • Preocupación por los problemas que puedan tener los miembros del grupo musical.
  • Un buen kit de prensa: canciones, fotos, dossier… toda información es buena para expandir el éxito del grupo.
  • Ser extrovertido: una persona que sabe dialogar y negociar dice mucho más de esa persona que otra que es lo contrario
  • Ser honesto: jamás hay que mentir para conseguir nada. Si siempre se va con la verdad por delante, se conseguirán muchas más cosas que si se hace lo contrario.

¿Crees que estas son las cualidades que debe tener un buen Mánager Musical?.

Tratamos esto, y mucho más, en programas formativos como el curso Management Musical: La Profesión del Mánager, el Técnico en Gestión de la Industria Musical o el Master Music Management.