Muchos de los artistas, gestores y emprendedores en el sector cultural empiezan a tener en mente el crowfunding, como método para empujar el crecimiento a sus productos culturales.

Aunque la palabra ‘crowdfunding’ no está incluida en la Real Academia Española, son muchas personas las que ya han incluido este término en su vocabulario diario.

Cientos y cientos de personas son las que intentan hacerse un hueco en el mundo de la cultura pero no tienen los medios económicos necesarios para sacar adelante su idea. Por ello, desde que el crowdfunding llegó a sus vidas, la visión de expansión cambió. Esta tendencia ha permitido la creación de millones de proyectos que de no haber existido, habrían quedado en solo una idea.

¿Por qué es positivo recurrir al crowdfunding?

  • Se dan a conocer proyectos personales con grandes metas y objetivos.
  • No dependen de grandes empresas para crecer.
  • No reconoce fronteras geográficas.
  • Multitud de colaboradores forman parte de un único proyecto.
  • El creador no depende de grandes empresas culturales por lo que tiene la ventaja de ganar en independencia de creación.
  • Los mecenas además de aportar recursos económicos, aportan confianza en la idea.
  • El creador de la obra decide que recompensa dará a sus mecenas. Una manera de darle las gracias a todas esas personas que han confiado ciegamente.

Este fenómeno de ‘ayuda colectiva’ ha sobrepasado expectativas, ya que hace un par de años, ya estaban registradas en la plataforma más de 3.300 millones de aportantes y más de 22.500 proyectos habían sido financiados. Una de las categorías que más consiguió recaudar fue la música, seguida por el cine. 

 

Recaudación obtenida por categorías en la plataforma Kickstarter, año 2014

Recaudación obtenida por categorías en la plataforma Kickstarter, año 2014

 

El crecimiento en España está ligado a tres plataformas de referencia. Las pioneras han sido Lánzanos y Verkami, nacidas en 2010, orientada, esta última, a proyectos creativos desde libros, películas, fotografía, revistas culturales o comics hasta videojuegos. Y si cruzamos la mirada al otro lado del charco, el crowdfunding se ha desplegado a lo largo de todo el territorio. Hay plataformas en Argentina, Brasil, Chile, México, Colombia, Perú, Puerto Rico, Paraguay y Venezuela. Incluso en Cuba aunque el proyecto debió cancelarse debido a las dificultades del flujo de dinero que generaba el bloqueo norteamericano sobre la isla.

En resumen, sabiendo el escaso dinero que desde las organizaciones y el Gobierno aportan a proyectos culturales, esta vía de financiación ha generado un impacto bueno ya que ha hecho posible miles de proyectos que de no haber existido el crowdfunding, no hubieran existido jamás.


Si te interesa adentrarte en el sector del mecenazgo y del crowdfunding, puede ser de tu interés el curso "Mecenazgo y Financiación Cultural: Nuevos Modelos.