El pasado 26 de abril, el partido de Centro Democrático colombiano consiguió la aprobación de una nueva ley de protección de la economía creativa. Fue propuesta por el senador Iván Duque y aprobada por 80 votos a favor y 5 en contra.

Las industrias culturales están aumentando su fuerza dentro de la economía de Colombia. En la actualidad, representan un 3% del PIB, siendo un porcentaje mayor del que ocupan otros sectores, de gran importancia histórica, como el café y la minería. Además, se trata de una economía menos volátil que ha soportado mejor los momentos de crisis económica.

 

Esto es debido a una población demográfica joven que consume bienes de entretenimiento, necesitando menos los servicios básicos de asistencia social. La importancia de las industrias creativas son justificadas en la ley, debido a la imposibilidad de competir con los bajos costes asiáticos, y la visión de una caída en los crecimientos de industrialización y urbanización. 

Las industrias creativas

La ley es presentada con el objetivo de exaltar, promocionar, incentivar, proteger y reconocer las industrias creativas. Estas son entendidas como “aquellas industrias que generan valor en razón de sus bienes y servicios, los cuales se fundamentan en la propiedad intelectual”.

Más concretamente nos habla de los sectores editoriales, audiovisuales, fonográficos, de artes visuales, de artes escénicas y espectáculos, de turismo y patrimonio cultural material e inmaterial, de educación artística y cultural, de diseño, publicidad, software de contenidos, moda, agencias de noticias y servicios de información, y educación creativa.

Objetivos

  • Fomentar la financiación para un correcto desarrollo de las economías creativas. Se abrirán líneas de crédito a los artistas, a largo plazo y con mejores condiciones.
  • Promoción de la formación en disciplinas culturales y creativas. El Gobierno prevé incrementar las becas y los créditos.
  • Convertir a las industrias creativas en un generador de empleo de calidad y un motor de desarrollo.
  • Triplicar las exportaciones de bienes y servicios creativos.
  • Construcción de agendas de “ciudades creativas”. Crear una red de infraestructuras urbanas para mejorar los planes culturales territoriales.

 Pasos a seguir

  • El Departamento Administrativo Nacional de Estadística, junto con los entes territoriales realizarán estudios periódicos de la situación de las industrias creativas para adaptar los planes a seguir.
  • Creación del Consejo Nacional de la Economía Naranja, el cual promoverá el fortalecimiento de las instituciones públicas, privadas y mixtas, para la protección de los creadores.
  • Promoción de incentivos fiscales para personas o empresas que ejerzan patrocinio o mecenazgo.
  • Posibilidad de sitiar ciertas zonas temporales para el correcto desarrollo de festivales y carnavales.

La estrategia de las 7i

Para poner en práctica y hacer efectiva la ley, el Gobierno ha creado una estrategia que se basa en los siguientes puntos:

  • Información: los agentes culturales deben informase de los cambios que se producen en la economía para poder conseguir los mejores beneficios posibles.

  • Instituciones: son entendidas como un mecanismo de cooperación y coordinación dentro de la Economía Naranja. Sus objetivos son conseguir un desarrollo artístico y promover un acceso más amplio a la cultura.

  • Industria: ésta debe entender la necesidad de hablar de dinero y conocer las herramientas necesarias lo antes posible. Sin embargo, la ley no olvida las peculiaridades del sector y de su naturaleza compleja. Por ello,  apoya una política pública que cree convergencias entre las iniciativas privadas y públicas, así como fondos para la investigación y la creación de empresas.

  • Infraestructuras: se trata de crear una red de construcciones con las que se pueda poner en contacto a los artistas y sus audiencias. Esto no solo puede darse físicamente, si no también a través de las relaciones humanas, en las cuales tiene una gran importancia las nuevas tecnologías. Es por ello, que la ley incluye la necesidad de una política de “alfabetismo digital”.

  • Integración: la estrategia tiene como objetivo conseguir una mayor exportación a través de explotar los nichos de mercado creados por Internet.

  • Inclusión: consiste en aprovechar las industrias creativas para la regeneración del tejido social y crear empleos a través de microcréditos y su articulación con proyectos comunitarios de participación.

  • Inspiración: proporcionar al creativo el tiempo y la formación necesaria para la realización de su trabajo.