Miguel Nieto es el presidente de Antepiano, asociación cultural dedicada desde 2015 a la difusión y promoción de la música, principalmente clásica.

Este proyecto, que aúna música y acción social, nace por la necesidad de sobreponerse a obstáculos burocráticos. Hablamos con Miguel Nieto sobre la asociación y la gestión de la misma.

Concierto de AntepianoImagen: Concierto de Antepiano


Entrevista a Miguel Nieto, Presidente de Antepiano


Buenos días Miguel, muchas gracias por atendernos. El proyecto Antepiano nace en 2015, ¿qué es lo que lleva a su creación?

Buenos días, gracias a vosotros por interesaros por nuestra asociación. De manera breve, puedo decir que la creación de Antepiano viene dada al chocar una y otra vez con las instituciones y burocracia. Al presentar proyectos musicales, siempre nos encontrábamos con las puertas cerradas. Por ello nace la idea de poder gestionar nuestros propios conciertos sin depender de lo que programen las instituciones. Este fue el germen de la asociación, y poco a poco fuimos formando en concepto actual.

¿Cuál es el propósito de la asociación?

Promover y difundir la música clásica, además de ayudar a otras organizaciones y asociaciones de acción social a llevar a cabo su papel en la sociedad.

El complejo y cerrado mundo de la música clásica me llevó a preocuparme por los grandes y desconocidos artistas que empiezan a cruzarse en mi camino. De aquí nace mi propósito de ayudar a que estos profesionales puedan desarrollar sus trabajos en teatros y auditorios, de manera que el publico pueda disfrutar de grandes conciertos a precios populares.

El leitmotiv de Antepiano es la música, ¿por qué este arte en concreto?

Por mi conexión con la música clásica. Aunque mis inicios en la música son con el rock & roll, cuando conozco a mi mujer, que es soprano, entro en el mundo de la música clásica y se me abre un inmenso mundo por descubrir. Parte de su familia y amigos son músicos profesionales con un gran talento que viven por y para la música.

¿Qué tipo de música acoge Antepiano?

Principalmente música clásica, en distintas formaciones musicales y dando especial protagonismo a las voces. De todas formas, cualquier tipo de música tiene cabida en Antepiano, tan solo es dar el formato y buscar el espacio más idóneo para cada caso.

En su día a día, ¿cómo es la actividad de Antepiano?

Actualmente estamos terminando un ciclo de 5 conciertos, que en esta ocasión han sido en un espacio muy pequeño e íntimo, para dar a conocer nuestro trabajo. Nuestro objetivo a día de hoy es ir consiguiendo una red de seguidores que nos apoyan cada concierto. Esa red nos está ayudando a enfocarnos en salas más grandes en breve, y estamos trabajando ya en la búsqueda de espacios para el año próximo.

A pesar de ser una asociación joven por el momento, ¿qué logros consideras que habéis alcanzado hasta el momento?

Desde que comenzamos nuestra actividad, en el 2016 organizamos 6 conciertos de los que algunos de ellos fueron de éxito, ya que conseguimos recaudar fondos para diferentes asociaciones como Payaso Salud, Fundación Menela, Balalalika Pokhara.

A finales de 2017 y lo que llevamos de 2018, hemos logrado completar el aforo en los siete conciertos que hemos realizado, creando la red de seguidores que comentaba anteriormente.

¿Por qué dirías que son importantes las asociaciones culturales?

Es la forma popular de crear y hacer crecer la cultura en la sociedad sin depender únicamente de las instituciones y los gobiernos. Aportan frescura, y resuelven la problemática de hacer llegar la cultura en toda su amplitud a todos los públicos.

Actualmente estás formándote en el ámbito de la gestión musical, ¿crees que la formación es importante a la hora de gestionar un proyecto cultural?

Indiscutiblemente, la formación en cualquier ámbito es fundamental y no iba a ser menos en la gestión de proyectos culturales. Hay que tener claras las reglas para poder crear y gestionar un proyecto. Además, la necesidad de llegar a diferentes programadores de auditorios y teatros implica tener ciertos conocimientos que se adquieren con la formación.

¿Cuáles crees que son las principales dificultades a las que se enfrenta una asociación cultural en España?

La simple creación de la misma ya supone una traba burocrática de meses. Pero no son solo las culturales, sino con cualquier tipo de asociación. Son muchos los requisitos y el tiempo necesarios hasta conseguir que una asociación pueda aprovechar los recursos que se le ofrecen a nivel gubernamental.

Y… ¿cómo conseguís sobreponeros a estos obstáculos?

Con paciencia y trabajo. Esperando a que pase el tiempo para disponer de los medios suficientes y poder así solicitar ayudas.

Para finalizar, y después de casi 3 años de vida de Antepiano, ¿podrías decirnos algún consejo fundamental que hayas aprendido hasta el momento?

Perseverar y no decaer. Mantener la asociación Antepiano supone un desgaste tanto económico como emocional; hay que preparar proyectos musicales, presentaciones, llamar a diferentes puertas… Hasta que consigues armarlo todo y ver como se ha hecho realidad.

Conseguir que los músicos y asociaciones de acción social, así como patrocinadores y salas, crean en nuestro proyecto y pongan todo de su parte para que se puedan llevar a cabo es una labor creo que mágica para poder culminar cualquier proyecto musical.


 

Entrevista realizada por Pilar Bello a Miguel Nieto, Presidente de Antepiano y alumno del curso Management Musical: La Profesión del Mánager.