El concepto de museo y su papel en la industria cultural

Hoy en día un “Museo” es un espacio social, un santuario, un centro de actividades, un refugio y hasta un almacén; y en muchas ocasiones todo a la vez. Su mayor reto radica en ser relevante para la comunidad, en un momento en el que la información está al orden del día y en el que el tiempo es nuestro peor enemigo. Los museos hoy, son espacios de encuentro y de debate, pero también de educación no reglada y de esparcimiento.

Globalizacion Museos Siglo XXI

Últimamente se ha confirmado el papel del museo como elemento fundamental en la industria cultural de nuestra sociedad. Frente al modelo tradicional de museo, han aparecido nuevas tendencias para resolver las exigencias de artistas, público o responsables administrativos. Los profundos cambios producidos en cuanto a creación, difusión, recepción o información exige nuevas soluciones, más acordes con la realidad del siglo XXI.

Los museos se han convertido, en uno de los principales modelos de la actividad global de la sociedad en los países industrializados. Tienen gran relevancia, a consecuencia de la fusión de fuerzas políticas, culturales, sociales, tecnológicas, estratégicas y sobre todo mediáticas.

En el siglo XXI aparecen nuevas versiones del museo, tanto desde el punto de vista arquitectónico como expositivo. Opciones que a pesar de no ser estrictamente originales, cobran fuerza por las exigencias de exposición, de producción, de difusión... Nos encontramos en un momento único de la museología que exige un minucioso análisis ante las múltiples opciones que se plantean en la actualidad.

Museos globalizados

Bajo el término Museos globalizados está la tendencia de los grandes museos por proyectar su contenido hacia el mundo, e intercambiar piezas con las que celebrar exposiciones temporales temáticas y de gran impacto mediático. Término que define la tendencia que se dirige a la explotación mundial de la marca generada por los museos, con la creación de franquicias y otros productos culturales. La sociedad globalizada ejerce un fuerte impacto en la manera de funcionar los museos ya que ellos son fruto del contexto social que los envuelve.

La integración del museo es inevitable en una época de globalización cultural, en la que nuestra sociedad está inmersa y que se caracterizada por las aglomeraciones internacionales de comunicación y entretenimiento, los movimientos migratorios y el turismo. El término globalizado puede entenderse junto al de espectáculo (haciendo de los museos lugares emblemáticos tanto por su arquitectura como por su contenido) y al de “sociedad de la información" (como resultado de la acción de los medios de comunicación de masas).

Algunos aspectos a destacar dentro de la globalización de los museos son:

  • Intercambios de colecciones entre grandes museos para acometer grandes exposiciones temáticas de impacto mediático.
  • Diseño de exposiciones temporales itinerantes entre las grandes capitales culturales.
  • Creación de productos derivados de estos grandes eventos, para su difusión en el mercado cultural…

Dentro de esta globalización numerosos museos de todo el mundo, han llevado a cabo renovaciones o ampliaciones de sus edificios, situación que nos lleva a plantearnos la función del museo y la relación entre el contendedor (edificio) y el contenido. La arquitectura como factor de relaciones públicas o como seña de identidad de una ciudad, siendo la propaganda, una de las nuevas misiones del museo de hoy en día.

Museos del siglo XXI

Museos del siglo XXI

Un museo del siglo XXI requiere de un concepto, de un proyecto y de un edificio; así como de una ciudad, una sociedad y un buen sistema financiero que garantice su viabilidad. Muchos museos se han ido construyendo confiando en la arquitectura como clave de la atracción de toda la fuerza económica, social y artística que se necesitan en el difícil mercado de la cultura.

Hoy en día, el mundo cambia a un ritmo vertiginoso: últimas tecnologías, máxima velocidad de información, nuevos materiales y la entrada en escena de temas hasta entonces olvidados. Todo esto es retransmitido por los medios de comunicación, y es en este contexto en el que los museos tienen que luchar para hacerse visibles y poder competir con las múltiples opciones de ocio cultural que hay en escena (teatro, cine, conciertos, espectáculos circenses…).

Los museos desempeñan un papel clave en el desarrollo cultual gracias a la educación. Son testigos del pasado y guardianes de los tesoros de la humanidad para las generaciones futuras. Partidarios de ideales del desarrollo sostenible y verdaderos laboratorios de buenas prácticas, al mismo tiempo que procuran reducir su impacto en el medio ambiente y ser un reclamo para el ocio y el esparcimiento.

Los museos favorecen la transmisión del patrimonio a las generaciones futuras y crean un vínculo permanente con el pasado gracias a mensajes que tienen resonancia universal. Para responder a los cambios sociales, y adaptarse a las expectativas de sus visitantes, los museos no dejan de innovar, de crecer, de avanzar y de integrarse en la globalización de la que es parte indiscutible la sociedad del siglo XXI.