Patrimonio cultural y Patrimonio turístico

Según la Unesco: “El patrimonio cultural de un pueblo comprende las obras de sus artistas, arquitectos, músicos, escritores y sabios, así como las creaciones anónimas, surgidas del alma popular, y el conjunto de valores que dan sentido a la vida, es decir, las obras materiales y no materiales que expresan la creatividad de ese pueblo; la lengua, los ritos, las creencias, los lugares y monumentos históricos, la literatura, las obras de arte y los archivos y bibliotecas”.

El “Patrimonio turístico” irrumpe en escena cuando el Patrimonio Cultural forma parte del “mercado”, reportándole beneficios que deben reinvertirse en su mantenimiento y conservación, sin que haya pérdida de identidad.

turismo cultural y patrimonio curso

Evolución del Patrimonio Cultural

El patrimonio se forma por la interacción de agentes y situaciones. Esencial en él, es la información que implica saber cómo, cuándo, dónde y quién lo ha utilizado, para ponerlo en valor.

El concepto de Patrimonio cultural ha ido evolucionando:

  • En la Edad Antigua, era una colección de riquezas, rarezas y antigüedades de gran valor material.
  • Durante la Edad Mediase valoró desde el punto de vista estético, como reliquia de una civilización superior.
  • En el Renacimiento se consideró un documento histórico para conocer el pasado.
  • En el siglo XIX y principios del XX pasó a explicar la identidad sociocultural de una nación.
  • En la actualidad se aprecia su potencial social, educativo, económico y cultural.

El Patrimonio como recurso turístico

Conlleva una serie de principios:

  • El turismo ofrece una experiencia personal del pasado, del presente y de otras culturas.
  • Puede captar aspectos económicos del patrimonio y aprovecharlos para su conservación, generando fondos o educando a la comunidad.
  • Mal gestionado puede hacer que se degrade el entorno ecológico, la cultura o la forma de vida de las comunidades.
  • Aporta beneficios y proporciona medios para cuidar y mantener el patrimonio y sus tradiciones…

turismo cultural

El turismo Cultural. Definición y evolución

El turismo cultural convive junto al turismo tradicional. ICOMOS estableció en 1976 la “Carta del turismo cultural”, según la cual, el turismo cultural: es aquel que tiene por objeto, el descubrimiento de sitios y monumentos. Se considera que un viajero es turista cuando realiza por lo menos una pernoctación en alojamiento, en caso contrario se trata de excursionista. Ejercen un efecto positivo, en cuanto contribuye a su mantenimiento y protección. En otros casos, el efecto puede ser negativo, al producirse deterioro de los bienes culturales, masificación de los museos o pérdidas de identidad colectiva...

La evolución del “turismo cultural” llega hasta nuestros días. En la Edad Antigua los lugares turísticos por excelencia eran: Grecia (para visitar importantes santuarios y sus colecciones), y Egipto (atraía por sus pirámides y sitios célebres).

En el siglo XVII surgió el “turismo artístico”. Se visitaba Italia, que interesaba a eruditos y nobles para contemplar sus colecciones de arte. Algunos se llevaban objetos de recuerdos o invitaban a artistas para que visitaran sus países y se desarrollaran en ellos. Es cuando surgen los “gabinetes de curiosidades”, antecesores de los museos, donde se acopiaba todo tipo de objetos para deleite de eruditos y viajeros.

En los siglos XVIII y principios del XIX, la aristocracia británica enviaba a sus hijos de viaje para completar sus estudios y adquirir objetos para sus colecciones. La escapada duraba entre seis meses y tres años. Es el “Gran Tour” que solía incluir Francia, Italia, Egipto y España. Se modifican algunas costumbres como que desde 1793 el Louvre abriera sus puertas, al principio sin discriminación, pero desde 1784 con algunas normas para evitar deterioro en las piezas. Desde la segunda mitad del siglo XIX, la visita al Louvre se convirtió en obligada para los visitantes de París.

Después de la II guerra mundial el turismo se convierte en un fenómeno de masas, aunque las referencias al patrimonio se limitaba a visitar los centros de renombre como actividad secundaria. Poco a poco empezó a demandarse algo más, y se comenzaron a organizar actividades que incluían visitas guiadas, excusiones, quedando el Patrimonio aún en un segundo plano.

Desde finales del siglo XX y sobre todo en el siglo XXI, los gustos han cambiado, el turismo se ha modificado para adaptarse a las nuevas demandas. Aparecen los viajes temáticos para ver museos y monumentos o para asistir a festivales de música o danza. Se hace un uso social del patrimonio, con un correcto desarrollo de él y evitando la pérdida de identidad cultural.

El turismo se ha convertido en una forma de socialización, donde entra en juego el concepto de “tiempo libre”. Desde el Siglo XIX con el descubrimiento de la máquina de vapor y de la locomotora que motivaron el desarrollo de los ferrocarriles se promueve la industria del viaje. En 1841 Thomas Cook funda la primera agencia de viajes para visitar las grandes exposiciones universales. En EEUU se crean importantes museos: el Metropolitam de NY o el de artes decorativas de Boston. Se organizan expediciones a Egipto, Grecia y Chipre para aumentar las colecciones.…

La mayor movilidad y el uso masivo de coches y aviones, hace que aparezca un turismo de masas, con el que surgen nuevas tipologías de museos: el ecomuseo, el museo al aire libre, el museo tecnológico o el museo de tradiciones populares que acogen a otro tipo de visitantes.

En la actualidad coexisten diferentes tipologías de turistas, desde el familiar que compagina lo lúdico infantil con lo cultural, hasta el individual, más exigente en sus gustos que busca visitas de calidad, pasando por el de masas con visitas programadas o el de pareja o pequeños grupos, entre los que las opciones culturales siempre están presentes. Cualquiera que sea la modalidad, hoy no solo se busca Sol y Playa; nos hemos vuelto más exigentes y queremos que nuestro viaje o escapada de fin de semana, incluya diferentes tipos de actividades, entre las que las culturales van ganando fuerza.

turismo cultural


Formación relacionada:

Técnico en Gestión de Turismo Cultural y Patrimonio

Técnico en Evaluación y Gestión del Patrimonio Cultural

Curso de especialización en Interpretación del Patrimonio y Turismo Cultural

Curso de especialización en Turismo Cultural

Curso de especialización en Gestión de Proyectos de Patrimonio Cultural

Curso de especialización en Gestión de Proyectos de Patrimonio Inmaterial

Curso de especialización en Gestión de Proyectos de Patrimonio Industrial

Curso de especialización en Gestión de Proyectos de Patrimonio Arqueológico