En “Litterae. Jornadas del Libro: retos y perspectiva”, organizadas por la Asociación de Industrias Culturales y Científicas, los pasados 25 y 26 de octubre en el Centro Cultural Antiguo Casino de Ciudad Real, se reunieron editores, escritores, libreros, críticos literarios, para tratar desde estas diversas perspectivas el estado del sector del libro en España.

Las pequeñas y medianas editoriales ocupan un lugar destacado en la industria cultural, apuestan por voces nuevas y por la construcción de un catálogo rico y diverso, y se las conoce como editoriales independientes.

Un término que suscita el debate porque ¿qué es la edición independiente?, ¿a qué hace referencia? o ¿cuándo una editorial es independiente y cuándo no? 

Litterae jornadas libro edición independiente

Estas cuestiones surgen en Litterae en gran medida a raíz de la mesa “Especialización editorial”, en la que participaron los responsables de la Editorial Dos Bigotes, de Héroes de papel, , la Cosquillas Editorial, y, como moderador, José del Río, editor de Apache Libros

De esta mesa, extraemos principalmente lo siguientes conceptos relacionados con la edición independiente. 

La edición independiente

Contemplamos el concepto de editorial independiente desde dos perspectivas: por un lado, hace referencia a que estas editoriales editan más artesanalmente, prima la calidad sobre la cantidad y trata de descubrir voces nuevas, voces transgresoras que aporten una visión diferente con el objeto de enriquecer culturalmente a la sociedad. Desde esta perspectiva, aunque las ventas no dejen de ser importantes, se valora el producto por lo que vaya a aportar a la sociedad, por lo cual se entiende que el trabajo es vocacional; por otro lado, ser una editorial independiente significa no formar parte de un grupo editorial.

especializacion editorial litterae

Mesa Especialización editorial, Litterae.

El sector editorial español tiende a la concentración editorial. Según la FGEE, el 70 % del mercado editorial español está controlado por los grupos editoriales Penguin Random House y Grupo Planeta. En el 30 restante se encuentran las medianas y pequeñas editoriales, las independientes, no vinculadas a ninguno de estos grupos.

Matizando, hay que decir que la independencia es relativa, ninguna empresa que compita en un mercado es completamente independiente. El grado de independencia será mayor o menor pero nunca absoluto. Sin embargo, dejando de lado la rigurosidad terminológica, ser una editorial independiente se entiende como un movimiento que va en contra de la concentración editorial o, dicho de otro modo, de la monopolización cultural, que pone en la diversidad cultural, y ello afecta también a todos los procesos editoriales: la política editorial, construcción de catálogo, contrato de edición, edición y corrección de estilo, diseño editorial, producción, difusión y distribución.

Es decir, en lo que se diferencian las grandes de las medianas y pequeñas es en los medios disponibles de estos últimos, y en su perspectiva ante políticas alternativas. Estas últimas están más introducidas en políticas como son el copyleft o las Creative Commons. La especialización se ha convertido en la oportunidad de las editoriales independientes para diferenciarse de las grandes compañías, y lo que realmente las diferencia es su capacidad para entablar una relación con lectores, para conectar con nicho que ha decidido explotar, crear un producto único y cuidado frente a la oferta poco variada que ofrecen las grandes editoriales.

Qué es una editorial independiente

Lo que define a una editorial independiente es la especialización de su catálogo, de su producto cultural. Prima la calidad literaria, y el libro se convierte en un libro-objeto, su apariencia exterior es tan atractiva como el contenido mismo. Son empresas de tres, dos e incluso un trabajador, a la búsqueda de un discurso que transmita algo único y diferente.

La concentración editorial o, lo que es lo mismo, la monopolización cultural, pone en peligro la diversidad cultural, por eso es tan importante que las editoriales independientes sigan su actividad, alejada de la de los grandes grupos; su potencial reside en la publicación de géneros minoritarios, de temas locales y en descubrir a los escritores del futuro.