Al noreste de la provincia de Granada, en la cuenca de Guadix-Baza, encontramos uno de los mayores conjuntos megalíticos no sólo de la península ibérica, si no de Europa.

Estos dólmenes, un total de 152 según los últimos trabajos de documentación llevados a cabo en verano de 2019 por C. Cabrero y J. A. Bueno (Universidad de Granada), son, además de una excepcional manifestación de la Prehistoria del sudeste, un particular ejemplo de gestión del patrimonio arqueológico y de desarrollo económico y social sostenible basado en la cultura.

 

parque megalitico valle rio gor

 

Si bien estas necrópolis fueron descubiertas en el s. XIX, cuando L. Siret llegó a documentar hasta 238 megalitos en la zona, el mayor y más detallado estudio llega en 1959 con M. García Sánchez y J. C. Spahni, que hallan únicamente 198 dólmenes, evidenciando la imparable pérdida de estas construcciones ante la falta de medidas de protección.

 Dolmen n.º 69 (Majadillas, Gorafe) y 186 (Llano de Carrascosa, Gor)

Dolmen n.º 69 (Majadillas, Gorafe) y 186 (Llano de Carrascosa, Gor)

La ausencia de intervenciones tanto desde la administración como desde el ámbito de la investigación llega a su fin en la década de 1990, cuando se plantea un proyecto de gran envergadura que se inicia con una nueva prospección para georreferenciar las estructuras megalíticas conservadas, así como para la adecuación de las mismas. A raíz de estos nuevos trabajos se consigue en el año 2018 la protección del conjunto de los megalitos como BIC, estableciendo un precedente ejemplar en el ámbito administrativo: por primera vez se protege de manera única y global no sólo un BIC, sino también una amplia extensión del territorio alrededor del mismo. La ejemplaridad de este hecho radica en que para la definición de este entorno de protección se han tenido en cuenta criterios espaciales, evidenciando algo que ya se consideraba en el ámbito académico, pero no en el administrativo: es imposible desligar un bien arqueológico del territorio en el que este se encuentra.

 Ejemplo de trabajo con esparto, tradicional en la zona (izquierda) y de casas-cueva reconvertidas en alojamientos rurales (derecha)

Ejemplo de trabajo con esparto, tradicional en la zona (izquierda) y de casas-cueva reconvertidas en alojamientos rurales (derecha)

Junto a la consecución de la protección como BIC, se han llevado a cabo trabajos tendentes a musealizar la zona y a valorizar no sólo la Prehistoria de la misma, si no sus valores culturales, tradiciones, paisaje, etc. A partir de la creación de tres itinerarios megalíticos (Majadillas, Hoyas del Conquín y Llano de Olivares) y de la apertura del Centro de Interpretación del Megalitismo en Gorafe, se ha conseguido fomentar enormemente el turismo sostenible, generando un desarrollo económico y social que ha tenido y tiene una repercusión incalculable en una zona eminentemente rural y deprimida. Se cuentan por miles los visitantes, proliferan las empresas relacionadas con el turismo, se retoman actividades artesanales con materiales autóctonos, se reivindican tradiciones y fiestas… El conjunto megalítico ha pasado a ser un pretexto para la protección y revalorización de todo el entorno, demostrando que existe el desarrollo económico y social a partir del patrimonio cuando se unen las actuaciones administrativas a la participación y concienciación ciudadana.


Carolina Cabrero González

Investigadora predoctoral, Universidad de Granada


Extraído de la sesión en directo para el alumnado de IGECA:

"El Parque Megalítico del Valle del río Gor. Un ejemplo de gestión del patrimonio desde la administración y desde la iniciativa ciudadana"