La pandemia provocada por el virus del COVID-19 nos ha pillado a todos por sorpresa. Nuestros hábitos y quehaceres diarios se han visto reducidos al ámbito doméstico ante las restricciones por parte de las autoridades con el fin de impedir el avance del virus. Teletrabajo, clases online..., seguimos realizando nuestras obligaciones a distancia, pero, ¿qué pasa con el ocio?.

Hoy hablamos con G. Parsi y Mario Ocepek, jóvenes artistas creadores de las Doomsdays’ Sessions, un ambicioso proyecto musical y visual que, según explican en su canal de Youtube, “fueron creadas durante los días de 2020 en los que el mundo se puso en pausa. Lo que salga, salió”.

g parsi mario ocepek

G. Parsi y Mario Ocepek

El sector de la cultura y el arte es uno de los más afectados por esta desafortunada situación (y seguirá estándolo durante la nueva normalidad). Aun así, y gracias a las nuevas tecnologías, artistas y creadores de contenido tienen la posibilidad de continuar con la producción de nuevos proyectos desde sus hogares y su difusión a través de redes sociales. Estamos ante una nueva forma de consumo de cultura, eminentemente virtual, que cambiará los patrones y esquemas tanto de artistas como de consumidores a nivel mundial.

¿Cómo surgió la idea de las Doomsdays’ Sessions?

G. Parsi: Surgió después de que Mario colgara en su perfil de Instagram una instrumental, animando a la gente a participar en la creación de una canción. Nos apuntamos unos cuantos y en un par de días la teníamos hecha. Al principio nos lo tomábamos a broma, pero nos gustó mucho la experiencia de trabajar en algo rápido y sin darle demasiadas vueltas. A raíz de esto, decidimos empezar un proyecto de forma semanal.

Mario: Estábamos preparando un disco, pero decidimos apartarlo por el momento. Como teníamos todo el tiempo del mundo, aprovechamos la situación para centrarnos más en esta idea.

¿Cómo es colaborar en esta situación? ¿Cómo os organizáis?

G. Parsi: Estamos continuamente en contacto. Cada semana nos enviamos correos electrónicos con los detalles técnicos de las canciones. Mario se encarga de la composición de las instrumentales, la producción, la mezcla, el master..., todo lo difícil. Yo escribo las canciones y planteo ideas de cara al videoclip.

Mario: Yo le envío a Antón (G. Parsi) unas cuantas ideas y él escoge la que más le llama la atención. A partir de ahí, empezamos a trabajar hasta dar con un resultado decente. La primera parte de la semana ideamos una canción, establecemos una temática y se compone la letra. El resto de la semana la dedicamos más al apartado técnico.

Cada semana sorprendéis a vuestros seguidores con un nuevo tema. ¿Cómo es el proceso de creación de una sesión en un tiempo tan reducido?

G. Parsi: Somos conscientes del tiempo del que disponemos. En solo una semana no podemos profundizar todo lo que nos gustaría en ciertos aspectos del proceso creativo. Tiramos hacia delante con lo que sale. A la canción hay que sumarle el vídeo. A medida que vamos cerrando un tema, voy pensando un concepto de vídeo que se pueda montar rápido, pero que a la vez siga la temática de la canción. Aunque ambos procesos vayan muy a la par, la canción tiene que estar prácticamente terminada el jueves o el viernes para poder dedicarle más tiempo al vídeo.

Mario: Procuro que cada tema tenga un aire diferente. Escucho mucha música y busco referencias de cualquier década y estilo. Este proyecto también nos está ayudando a aprender mucho sobre distintos géneros musicales y la variedad de estructuras y armonías de cada uno de ellos.

Las letras de las canciones tienen una clara influencia de la situación de confinamiento. ¿Tenéis más referencias a la hora de componer?

Mario: Esta es para ti.

G. Parsi: Aunque el confinamiento esté muy presente en las letras, procuro que tengan a mayores una temática más universal, ya que si no perderían el sentido fuera de esta situación. Una de mis mayores referencias es el rap español, con artistas como Kase.O, Tote King o Juancho Marqués. Otros, como Fanso o Bejo, con un estilo musical más marcado y fresco, y que también me inspiran en el apartado visual. En cuanto a forma de escribir, me fijo en gente como Nirban, Santiuve, Dheformer o Rase Tapándari, que tienen un estilo muy crudo y visceral.

Festivales cancelados, restricciones en la entrada a salas y bares... El sector del ocio y la música en directo va a ser uno de los más castigados tras la crisis sanitaria. ¿Cómo veis el futuro del mismo?

G. Parsi: No tengo ni idea. El mundo ha cambiado drásticamente desde que comenzó todo esto. Viendo que la incertidumbre es la norma, creo que lo mejor es no hacer conjeturas infundadas sobre el futuro y tener un poco de paciencia. Lo que sí tengo claro es que la música en directo y las artes vivas en general son las principales damnificadas, especialmente en España, ya que nuestro país presenta una de las mayores ofertas de festivales musicales del mundo. Mucha gente que se dedica a esto lo estará pasando bastante mal. Nosotros como individuos y consumidores de cultura, las empresas como agentes sociales con capacidad de apoyo a determinadas manifestaciones artísticas, y el Estado como garantía de su realización, tenemos el deber de encontrar la manera de mantener a flote el sector cultural y artístico. Pero esta situación nos ha hecho comprender que existen otras formas de mantener viva la cultura, sobre todo a través de Internet. Hace poco participamos en un festival de música online de Vigo, el paraparaquepoto fest, en el que participaron artistas a nivel nacional. Considero que, los artistas, como personas creativas e imaginativas, poseemos una especial capacidad de adaptación y renovación inherente a nuestra condición.

Mario: A mí, de momento, no me preocupa demasiado el futuro cercano, ya que este proyecto está pensado para ser difundido a través de Internet, y nuestro objetivo es la distribución de música a través de servicios de streaming. Sin embargo, entiendo que para muchísimos músicos ya establecidos en el panorama musical y que actúen en directo, sea una situación complicada.

Por último, contadnos algo sobre otros proyectos en los que estés trabajando.

G. Parsi: Llevamos un tiempo trabajando en un disco y lo retomaremos con más ganas y más experiencia. Tenemos algunas colaboraciones preparadas, entre ellas una con Laura Jordán y otra con Alberto Pentacosta. Aparte de esto, en El Sótano de Babel, grupo en el que soy percusionista, estamos trabajando en un tema que abarca rap y rock.

Mario: El disco lo hemos apartado un poco para dedicarnos a las Doomsdays’ Sessions, que nos están permitiendo mejorar nuestra forma de trabajar y dinamizar los medios de los que disponemos. Cuando acabemos con este proyecto y volvamos al disco, es probable que cambiemos muchas cosas o que directamente eliminemos otras.


 Entrevista realizada por Sergio Álvarez Zapata, alumno del curso Periodismo y Comunicación Cultural