La definición del concepto de arte siempre ha sido objeto de discusión entre los estudiosos e historiadores. Siempre unido a otra palabra difícil de acotar como es el de belleza, el arte ha sabido encontrar su propio camino a través de las distintas sociedades a lo largo de la Historia. Como medio de expresión de sentimientos e inquietudes, el arte ha logrado permanecer vivo como el producto de la visión interior que tiene el ser humano del mundo.

La función del arte ha variado en cada época dependiendo del objetivo del poseedor del poder económico y de los medios de producción. El arte ha actuado por motivos prácticos y también decorativos. Ha servido para afianzar el poder de la religión y también para criticarla. Ha sido duradero en el tiempo gracias a la conservación y también ha existido por tiempo determinado si ha buscado la belleza en lo efímero.

Los museos han hecho de notarios de la Historia, pero es desde el siglo XX cuando el comisariado de exposiciones toma especial valor. Es en ese momento cuando se determina que el arte también debe buscar contar su propia historia individual.

comisariado de exposiciones

Diálogo entre espectador y obra

La gestión de exposiciones es una labor profesional que aún vive dentro de un amplio desconocimiento en España. Comenzó a hacerse hueco en nuestro país en los años 80, de manera notablemente más tardía que en el resto de países punteros en materia artística.

La museología recoge que los primeros lugares donde se exponía arte fueron llamados "gabinetes de curiosidades" porque la relación entre las obras era inexistente. El comisariado ha tratado de solucionar el problema de no lograr unir los objetos de una exposición en base a una misma idea.

Se da por sentado que un comisario artístico posee unos presupuestos estéticos y filosóficos que le permiten contar historias a través de la producción de otros artistas. El diseño de exposiciones no obedece a una labor aleatoria de mezclar en un mismo lugar obras desconectadas entre sí, ni siquiera si son de un mismo autor. El comisariado trata de crear caminos para que arte y espectador se encuentren. Contar una historia basada en los objetivos sociales y culturales de la institución que la organiza. Contar una historia, pero no del arte, sino de vida.

¿Qué es comisariar?

El principal objetivo del comisariado es hacer llegar al espectador la historia que quiere contar la exposición, la idea que intenta transmitir y el diálogo que quiere crear con él. Es posible definir a un comisario de galería de arte o de museo como la persona a cargo de la colección de objetos que allí se exponen. Por tanto, es un trabajo que no solo se centra en la labor de reunir obras que se parezcan en contenido sino que necesita también dedicarle tiempo a otras labores menos relacionadas con el arte en sí mismo.

Por tanto, su labor no empieza y acaba en la obra de arte. Dependiendo del tamaño del centro, el comisario se encarga de coordinar un equipo humano que emplea su tiempo en el mantenimiento tanto de las colecciones permanentes como en el desarrollo de las exposiciones temporales.

Hay que destacar que muchos museos disponen de galerías, a veces llamados laboratorios, que nutren la programación del centro y que se planean con más de un año de antelación. Reconocer el presupuesto y saber manejarlo es de vital importancia. Con él se adquieren nuevas piezas, se financian las muestras temporales, se publicita el centro e incluso se forma al personal.

Otro de los aspectos destacables es la relación que el comisario crea que con los vecinos del barrio o ciudad en el que se sitúa. A veces debe tratar directamente con el público o con los investigadores locales. Además, el comisario es capaz de crear interés por el propio arte gracias a la organización de conferencias o cursos relacionados con la temática de la exposición.

Quizás el aspecto menos destacado es el de la logística. Para conseguir reunir los objetos elegidos debe trabajar codo con codo con el artista o artistas; debe gestionar el préstamo con otros museos, galerías o instituciones; se encarga de organizar el transporte y el embalaje; debe buscar los seguros pertinentes; debe saber acondicionar el lugar de almacenamiento hasta que comience la exposición; tiene que buscar la mejor colocación para que las obras se muestren de manera atractiva; y finalmente, debe supervisar al equipo de redacción de los dosieres y los catálogos que servirán de carta de presentación de la exposición para la prensa y el público en general.

Contar una historia a través del arte. Gestionar un espacio y sus recursos materiales y personales. Investigar. Crear valor didáctico en su comunidad. Descubrir nuevos artistas y corrientes artísticas. El comisariado de exposiciones es una profesión en auge y de gran importancia para el desarrollo de la cultura.

 

  • Video relacionado: 

Los oficios de la cultura (4). Tania Pardo en el MUSAC / Comisariado de Arte Contemporáneo (RTVE)